(BPT) - Gonzalo Urquiza llevaba una vida muy activa en su rancho familiar de México. Independientemente de que practicara deportes o dedicara tiempo a sus seres queridos, parecía que nada podía detenerlo, excepto por el dolor en la rodilla.

0
0
0
0
0